VILLAMIL  TORRES

 

Nació en la finca el Vaivén, Montañas del totumo Municipio de Paz de Ariporo, el 6 de junio de 1965. Hijo de María Hortensia Sarmiento y Ángel Teodoro Torres, padre de 3 hijos Villamil, Didier y Carlos Eduardo. Sus hermanos Nicomedes, Ángel, Edgar, Lelis, y Libardo.

 

Hablar de Villamil Torres, es hablar de llano, coleo, faenas de vaquería y el trajín del llanero en la briega con el ganado y los caballos.

 

Este hijo de las montañas del Totumo en Paz de Ariporo, es desde sus comienzos un llanero humilde, trabajador de varios hatos de la región.

 

Logró el reconocimiento del público a lo largo de su trayectoria artística como cantante y coleador, fue como el mismo lo dice de pueblo en pueblo, de parrando en parrando donde logró posicionarse como uno de los artistas más reconocidos de los llanos Colombo venezolanos, no solamente por su música, sino también por los campeonatos de Coleo.

 

De la mano de doña Hortencia (su señora madre), persona fundamental en la vida y la carrera artística, comienza a surgir, ella era quien comercializaba su música, en un comienzo cuando el cantante no generaba expectativa entre sus coterráneos, ya que en aquellos tiempos años 80s, eras escasos los medios locales de difusión del folclor llanero.

 

Luego Villamil surge como coleador profesional, y se va de manga en manga por todos los pueblos del llano Colombiano, y gana varios campeonatos, pero lo que lo hizo famoso fue su característica coleada que era a un solo estribo, esto hacia que los espectáculos fueran más a menos, por el grado de dificultad del deporte extremo. Logra reconocimiento y amistad de viejos baluartes y promotores del Coleo como don prospero Ávila y don Erín Delgado (q.e.p.d) de Hato Corozal. Lo mismo hizo en Tame y Arauca, en el mundial de Coleo en Villavicencio donde obtuvo un quinto lugar.

 

Una de las cosas por la que es admirado el artista, es que sus canciones llevan la esencia del auténtico llanero, esas vivencias narran la formación y cotidianidad de los llaneros, en el tiempo que transcurrieron, algunas son reales, algunas obras de él y otras de sus familiares. Villamil, labró el camino que siguen las nuevas generaciones de cantantes, es uno de los mejores que ha parido el llano casanareño.

 

Entre sus grabaciones tiene -de parrando en parrando-, así es mi llano, Recordando mis vivencias, así se colea en mi tierra, corral viejo sabanero, Echando tiros al aire, Sigo coleando y cantando, mi peluchito, Solterito y a la orden, “Como si fuera un minuto” su nuevo lanzamiento musical que hace en el marco del Mundial de coleo de 2010 en la ciudad de Villavicencio-Meta-Col.