JOSÉ FRANCISCO MONTOYA

 

mejor conocido simplemente como Francisco Montoya "El Tigre de Payara”, es una de las glorias del folclore llanero, un jerarca de la Música recia, del pasaje sabanero, extraordinario contrapunteador y leyenda viviente de la música Venezolana, oriundo de San Juan de Payara Municipio Pedro Camejo del Estado Apure (población ubicada en el bajo apure).

 

Francisco Montoya es un cantante de música criolla interprete profesional de gran prestigio en Venezuela; con una extraordinaria cualidad para el contrapunteo; que ha dado un digno, elogioso y gran ejemplo para muchos cantantes reconocidos y de las nuevas generaciones que se están iniciando en este hermoso arte de la canción venezolana.

 

Montoya como baluarte de la música representada por el arpa, el cuatro, las maracas y el bajo ha grabado innumerables temas tanto de su propia inspiración como de otros autores; entre los que se pueden mencionar: “Mi lamento” ;” pajarillo de mi tierra” “El caimán de boca brava”; “ Apure yo soy tu hijo”; “Apure en un viaje” ; “La tristeza del corral” ; “hay un baile en cunaviche” “Brisas de Achaguas”; “ el coplero sin rival”; “ El reverdecer de mi verso”; “Síganse parando Firme”; “ sentimiento apureño” y el mas reciente trabajo discográfico en disco compacto titulado “el guiso de las aves” contentivo de 16 temas musicales.

 

Con referencia a lo anterior, tanto estos como otros son los temas que han llevado al tigre de payara a cabalgar sobre el potro del verso con su extraordinaria garganta y su grito recio y bravío que no cabe en todo lo ancho de esa llanura infinita, enlazando con la soga de la composición entre las primas triple y tenoretes del arpa, a interpretar la música venezolana con mucha firmeza; aparte de sus condiciones como un contrapunteador resteao que en cualquier de los diferentes escenarios de Venezuela se destaca al intercambiar coplas por coplas entre las cuerdas de la camoruca con cualquier coplero al momento de improvisar un contrapunteo en joropo en cualquier modalidad bien sea Pajarillo, Quirpa, Chipola, Zumba que zumba; entre otros, que lo han consagrado como una figura fundamental en el pentagrama artístico musical venezolano, ejemplo de cualquier generación.