Presentar el  trabajo Discográfico SENTIR DE UN OCAÑERO que el Ocañero ALBERTO RAMIREZ QUINTERO conocido en esa maravillosa ciudad como “BETO”, después de más de 10 años de haberse realizado esta producción dedicada al majestuosa tierra llenera, me llena de una gran satisfacción, poderlo poner a disposición de los medios de comunicación actuales, incluyendo mi página www.llanohorizonteyverso.com, conocí a este gran señor e ilustre amigo al inicio del año 2.000 cuando me presente en su negocio a solicitarle me patrocinara mi programa de música llanera que realizaba en RADIO CATATUMBO para ese entonces filial de RCN y que se denominaba ESTAMPAS DEL LLANO , de inmediato surgió una gran  amistad con “Beto” quien accedió a patrocinar mi programa incondicionalmente, igualmente a compartir a diario conversaciones a cerca de la importancia de este folclor en nuestro país y a compartir nuestra música y en muchas ocasiones y programar las canciones del siguiente programa, “Beto” era un enamorado del folclor llanero hablaba de el  como si realmente lo conociera, era maravilloso verlo como  componía sus canciones con solo imaginarse  la tierra llana, pero también amaba su folclor vallenato, lo llevaba muy dentro de su ser como no lo cuenta su Hermana ANA VIRGINIA en su biografía, entretanto en nuestras platicas alguna vez me mostro unas canciones en un cuaderno a las que él las denominaba “llaneras”, al ver estas letras tan hermosas de inmediato lo invité a que las grabara, a lo que de manera inmediata se negó, pero pasados unos meses y frente a mi  insistencia y estando platicando con el frente la Catedral de Ocaña tomo la decisión momentánea de aceptar mi propuesta e iniciar el proceso de grabación casi de manera inmediata, contactando inicialmente al Maestro HECTOR PAUL VANEGAS conocido compositor lo folclorista llanero, quien se hizo cargo de toda su producción en general, para lo cual contacto como interprete uno de los mas importantes cantautores de la música llanera LUIS FELIPE SALCEDO conocido en el medio artístico como “El Caballero del Joropo” , al más destacado arpista el maestro Araucano MARIO TINEO, cuatro y maracas  GUILLERMO MANCHEGO;  con este maravilloso equipo de trabajo se veía venir un producción discográfica inigualable y detrás de ella muchos proyectos para su promoción y difusión por todos los llanos Colombo-Venezolanos , pero un día y ya prácticamente al borde de terminar la producción “Beto” nos sorprendió con su muerte, llegó una situación difícil, me dejó un dolor en el alma, un vació total en el proyecto, sin embargo su Hermana tomo la decisión dar por terminado lo empezado y dos meses después salió la producción la que poco se promocionó y que hoy después de un largo tiempo tome la decisión de promoverlo y está sonando en los llanos Colombo-Venezolanos, pienso que se está cumpliendo un sueño de mi amigo “Beto” que quizás desde el cielo lo dispuso así, por eso me siento orgulloso de haber sido su amigo y de hoy poder presentar sus hermosas canciones Llaneras al mundo entero, Dios lo tenga en su Santa Gloria.

 

BIOGRAFIA ALBERTO RAMIREZ QUINTERO

 

Corría el año 1945, en la ilustre e hidalga  ciudad de los Caros, la de Jesús Cautivo, nacía un 18 de diciembre Alberto Ramírez Quintero, familiarmente conocido como  Beto   Ramírez.

 

De su niñez quedan los recuerdos de su abuela materna y de la tía Minto en Barranquilla, luego de que la violencia política lo obligó, junto con sus padres y hermanos  a alejarse de su querido terruño. Por aquellas épocas comienzan a ser celebres sus primeras travesuras.

 

Ya en Ocaña, superado el ambiente político, Beto conoce la magia de la bohemia, los santos y en especial su favorito, después de Jesús cautivo, el sancocho que le valió el sobrenombre de El Zorro, por las extrañas desapariciones de aves de corral de su hermano Balo. Todo esto transcurría en  el ambiente parrandero de los encuentros solariegos,  de las grandes casonas que caracterizan la arquitectura ocañera.

 

A sus 18 años decide abandonarlo todo y dar rienda suelta a su espíritu libre y aventurero y aterriza en la tierra de Francisco el Hombre, en la cuna del sentimiento vallenato, Beto desarrolló su innata vena poética y la aptitud musical heredada de su Madre.

 

Velledupar, pujante y hospitalaria, recién ascendida a la categoría de Capital del naciente departamento del Cesar, se encargaría de albergar su temperamento alegre y emprendedor y compone su canción”El Ocañero Vallenato” .

 

En medio de danzas juveniles, salpicadas de amor, música y bohemia, Beto vive una época plena de experiencias y amigos, hasta la muerte trágica de uno de ellos, Freddy Molina, el hijo de Patillal, lo que lo conmueve con tanta  intensidad que  decide viajar a Barranquilla, su patria chica adoptiva, para dar descanso a su atribulado espíritu.

 

En ese ambiente franco, impregnado de mar y cumbia reinicia con vigor una nueva etapa de su vida  y regresa al Valle del Cacique Upar  para desarrollar con habilidad el papel de comerciante que lo acompañaría  hasta los últimos días de su vida.

 

En  la lirica de sus canciones, aflora el sentimiento y la nostalgia de un hombre que ama sin condiciones, que plasma en sus canciones los recuerdos de su vida, de sus amores frustrados y de sus amigos.

 

Beto Ramírez, protector

Beto Ramírez, bondadoso.

Beto Ramirez, amigo

Beto Ramirez, hermano

Beto Ramirez... para   Siempre!!!!!