TIRSO DELGADO - LEYENDA VIVA

 

El maestro Tirso Delgado Nació en el hato las Canoas Municipio de Hato Corozal en el año de 1939.

 

El maestro Tirso Delgado, cabrestero de la música llanera, es una leyenda que sigue paseándose por muchos escenarios del país y como "los buenos vinos " siguen gustando sus canciones, porque su estilo y prodigiosa voz no pierden su sabor; aun llevan el mensaje de la "palomita mensajera “porque a pesar que tiene suficiente Valor pa decir "pa lante casanareños. Afirma: "todo esto se lo debo a Dios, mi voz fue un regalo que él me hizo. con trabajo y esfuerzo logré que este don fuera conocido por todos los amantes de la música llanera.

 

En su niñez sintió los pasos de la violencia en el llano y para alejarse de ella sus padres salieron a Paipa, donde terminó sus estudios de bachillerato. A la muerte de su padre regresa al llano a quedarse para siempre y retribuirle a la cuna de sus ancestros, con las melodías que desde niño empezó a dejar oír. Como todo llanero autodidacta en este campo, sus primeras notas las encontró en los bailes de navidad y noche buena en la casa de los vecinos.

 

El maestro Tirso Delgado fué galardonado por el ministerio de Cultura como reconocimiento a los pioneros de la música colombiana en el 2002, ha entregado toda su vida al engrandecimiento del folclor. Hizo su primera grabación en 1965 con el acompañamiento del maestro Héctor Paul Vanegas y hoy, aun tiene valor y fortaleza para decir "sigo cantando".

 

Ha recorrido los llanos Colombo Venezolanos cantando temas propios y de otros compositores. Su obra bandera es “Palomita mensajera” y otras como “Mi amor llanero”, “Recordándote”, “Orgullo de mi raza”, “Quiero un beso”, “Palmita real del estero”, “Feliz cumpleaños”, “Sigo cantando”, “Plegaria llanera”, “Vivencia de mi llano”, “Mi lindo Casanare”, “Homenaje sentido”, “Diosa morena”, “Helena María”.

 

El autor de `Palomita mensajera’ murió en Yopal, donde residía hace varios años a causa de complicaciones en su salud, tras padecer una penosa dolencia la cual no pudo ser tratada por los médicos en la ciudad capital, por lo que decidió pasar sus últimos días en su llano amado.

 

 

“El cabrestero de la música llanera”, como era conocido en el ámbito musical, hizo su primera grabación en 1965 y fue galardonado por el ministerio de Cultura como reconocimiento a los pioneros de la música colombiana en el 2002.